25Agosto2019

10 Abril 2019 Escrito por 

Juan Sebastián Fernández Prados, reelegido Defensor Universitario en la UAL

El Claustro de la Universidad de Almería ha celebrado este martes, 9 de abril, su sesión constituyente en la que además de elegir a los miembros de la Mesa y del Consejo de Gobierno ha reelegido a Juan Sebastián Fernández como Defensor Universitario. Este profesor de la UAL ha estado al frente de este cargo los últimos tres años y ahora afronta un periodo de cinco años, puesto que los nuevos Estatutos contemplan una ampliación del mandato.

“Ha sido un respaldo mayoritario algo que creo que es importante para la figura del Defensor y no solo porque en los Estatutos aparezca necesaria la mayoría de dos tercios del Claustro, sino que se ha sobrepasado esa cantidad. Además las vibraciones que se han notado en el Claustro esta mañana han sido muy buenas y es fundamental para poder desarrollar la labor de Defensor Universitario”, ha explicado Juan Sebastián Fernández tras su nombramiento.

Afronta los próximos cinco años con ilusión y satisfecho de la ampliación del mandato pues asegura que le permitirá pensar a medio plazo. Entre sus prioridades está “adaptar la defensoría a los nuevos Estatutos, y actualizar el reglamento de funcionamiento”. Además, una de las prioridades que ya tenía en el mandato anterior fue potenciar la mediación, y va a continuar en esta línea. “Los defensores creemos que la mediación es el instrumento más poderoso que tenemos dentro de ese contexto en el que realmente no tenemos poder, pero sí la autoridad que nos permite mediar en los conflictos y buscar la solución más adecuada”.

Una de las cuestiones que le han animado a presentarse de nuevo a este cargo ha sido el hecho de haberse sentido “muy cómodo porque tenía que buscar las soluciones, transformar esas quejas en sugerencias o simplemente escuchar a la gente, y en estos roles me he sentido muy bien y es algo fundamental cuando tienes una responsabilidad”. Otra valoración importante para volverse a presentar ha sido sentirse acogido. “Cuando tenía que tocar una puerta, hacer una llamada o mandar un correo para trasladar una recomendación o para recabar información de algún tema, en general me he sentido bien recibido y eso ayuda a afrontar otra vez este nuevo reto, en este caso por 5 años”.

Fernández ha sido el único candidato presentado de entre quienes pueden optar a Defensor Universitario: los profesores permanentes y Personal de Administración y Servicios (PAS) que cuentan con un mínimo de diez años de antigüedad universitaria. La elección de esta figura de mediación requiere un quórum mínimo de la mitad de los miembros de derecho del Claustro y obtener el voto favorable de la mayoría cualificada de los dos tercios de los votos emitidos.