29Febrero2020

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Clave Verde > El GEM denuncia la destrucción de espacios con aves en peligro de extinción
27 Enero 2020 Escrito por 

El GEM denuncia la destrucción de espacios con aves en peligro de extinción

El Grupo Ecologista Mediterráneo ha denunciado ante el Ayuntamiento de El Ejido, la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, el Ministerio para la Transición Ecológica y la Policía autonómica la destrucción de dos zonas húmedas del término municipal de El Ejido en las que habitan especies de aves declaradas en peligro de extinción tanto por las normativas españolas como por las europeas.

Desgraciadamente nada nuevo, ya que sobre esos espacios naturales se cernía desde hace tiempo una amenaza que ninguna de las autoridades competentes para impedirlo haya movido un dedo. Una destrucción que coincide además con un vano intento de vender la agricultura almeriense como una de las más sostenibles de Europa y del mundo, afirmaciones que con acciones como las denunciadas no hay forma de sostener ante unos consumidores y unos mercados cada vez más sensibles con el respeto al medio ambiente y a las especies amenazadas con la desaparición.

Desde el GEM entendemos que el municipio de El Ejido no es precisamente uno de los que disponga de una naturaleza exuberante; sin embargo podría presumir de disponer de unos pocos espacios, de escasa extensión por otra parte, donde anidan especies como la Garcilla Cangrejera, la Cerceta Pardilla o la Malvasía Cabeciblanca, incluidas en la categoría de aves “en peligro de extinción” por la legislación andaluza (decreto 23/2012 que regula la conservación y uso sostenible de la flora y la fauna silvestres y sus hábitats), la legislación estatal (decreto 139/2011 para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas), y la europea a través de la declaración de estos espacios como ‘Hábitats de Interés Europeo’. Unas normativas que recogen, entre otras medidas, la prohibición de “cualquier actuación hecha con el propósito de darles muerte, capturarlas, perseguirlas o molestarlas, así como la destrucción o deterioro de sus nidos, vivares y lugares de reproducción, invernada o reposo”.

Todo este caudal de leyes y normas no ha surtido efecto alguno en este caso, ya que hemos podido comprobar, en una visita realizada esta misma semana a los parajes del Cortijo Molina y de Matagorda, que se están llevando a cabo unas obras que ya se intentaron el pasado año, aunque entonces fueron paralizadas, ahora han continuado y están suponiendo la destrucción de los hábitats de las citadas aves, la muerte de ejemplares en algunos casos y, sobre todo, la desaparición de zonas naturales en las que, si no se impide de inmediato, ya no podrán volver a criar, agravando aún más la amenaza que supone el tratarse de especies en peligro de extinción.

Desde el GEM lamentamos que una provincia, un municipio y una agricultura que está dando pasos para mejorar su imagen en los mercados nacionales e internacionales, cuando a los representantes de las instituciones ‘se les llena la boca’ hablando de sostenibilidad, medio ambiente o compatibilidad de la actividad productiva con el cuidado del entorno, se estén permitiendo unas obras que ponen al borde del abismo a estas aves, habitantes de una comarca con una marcada vocación agrícola, circunstancia que no debería servir para acabar de forma impune con el escaso patrimonio natural y con la biodiversidad de la zona, tan escasa a estas alturas.

La sostenibilidad no debería ser sólo un argumento comercial, sino también un compromiso del hombre con su entorno más inmediato y con los espacios y las especies con conviven con el ser humano desde siempre. Por eso El Grupo Ecologista Mediterráneo ha pedido a todas las instituciones implicadas que pongan fin de inmediato a estos desmanes, que obliguen a reponer los espacios destruidos a sus condiciones anteriores, y que se comprometan a cumplir con unas leyes que se dictan para todos.

Exigimos al Ayuntamiento, a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y al Ministerio para la Transición Ecológica que impidan la desaparición de esos muy escasos hábitats que, sin embargo, acogen auténticos tesoros de la vida animal, especies muy difíciles de encontrar en cualquier otro lugar del mundo. Exigimos que se investiguen las circunstancias que han hecho posible estas barrabasadas, que se sancione conforme a la ley a los responsables de las mismas y que se recuperen unos espacios esenciales para la supervivencia de las aves amenazas de extinción.