29Febrero2020

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Clave Verde > Conservar los humedales y las ramblas, clave para frenar el cambio climático
05 Febrero 2020 Escrito por 

Conservar los humedales y las ramblas, clave para frenar el cambio climático

El pasado domingo, con motivo de la celebración del “Día Internacional de los Humedales”, se ha llevado a cabo una ruta a lo largo de la Rambla de la Culebra, organizada y guiada por Ecologistas en Acción de Roquetas de Mar, contando la asistencia en torno a 50 personas.

Después unas 30 personas más se unieron a una restauración vegetal con especies autóctonas en la Ribera de la Algaida y el reparto de estacas de taray a los asistentes con la idea que los “apadrinen”, cuidándolos durante 1 año para después plantarlos en dicho humedal.

La ruta ha comenzado a las 10:15 horas en el entorno de los Karts de El Parador, yendo primero hacia el norte para ver el tramo de la rambla que no ha sido encauzada, para después descender por ella hacia la Algaida. Durante el recorrido se han puesto de manifiesto los efectos del cambio climático en la vegetación de la zona, una de las finalidades con las que se ha llevado a cabo este itinerario. “Se está perdiendo la estacionalidad, tenemos un periodo estival mucho más largo y cada vez escasean más las lluvias y cuando llueve es de forma torrencial”, ha indicado Sasi Barroso, educadora ambiental perteneciente a Ecologistas en Acción Roquetas durante el recorrido, a la vez que señaló la proliferación de cotorras (argentinas y de Kramer), un ave invasora acostumbrada a ambientes tropicales que se está adaptando con facilidad a Almería por el ascenso de las temperaturas.

Desde Ecologistas en Acción también han señalado el error que se cometió al cubrir esta rambla en 2008, obra realizada por la Junta de Andalucía, que financió el 75% del presupuesto y el ayuntamiento el resto. “Se pusieron plantas exóticas de origen tropical como los ficus, yuka, el palo rosa, mimosas o palmeras, que a pesar de ser resistentes a la sequía, no nos protegen frente a inundaciones, y menos después de asfaltar, cementar y enlosar la rambla, eliminando la posibilidad que el propio suelo absorba y frene el agua cuando haya grandes avenidas”, indican desde el colectivo, que recomiendan en su lugar flora propia de las ramblas: carrizales, tarayales, juncos, eneas, ricino…que además tienen un papel muy importante en la depuración de aguas estancadas de retorno agrícola, ya que son plantas que eliminan los nitritos y fosfatos de ellas, algo muy valioso en estos tiempos en los que el acuífero corre peligro, ya que “recargan el acuífero con agua de calidad”.

Durante el recorrido en varias ocasiones pudimos observar gran acumulación de residuos agrícolas, escombros, muebles, botellas, latas, ...y muchas de las personas participantes colaboraron en la recogida de los menos voluminosos. Incluso se aprovechó una zona de vertidos de turba para utilizarla como sustrato en la segunda parte de la actividad, en la restauración vegetal.

A las 12:00 llegamos a la Algaida, donde un grupo de unas 30 personas esperaba para participar en la restauración vegetal. Familias enteras pudieron conocer de cerca la flora de la Ribera de La Algaida

También participó en la ruta Juan Miguel Galdeano, historiador y coordinador de Unidos por Turaniana, quien denunció que el proyecto urbanístico del Ayuntamiento de Roquetas del Z-SAL-01 también arrasará con Los Parrales, una cortijada del siglo XIX con gran cantidad de patrimonio agrario y etnológico. “En una comarca tan transformada como el Poniente Almeriense, las ramblas cumplen la función fundamental de conectar ecosistemas, en este caso la Ribera de la Algaida y el Cerro de los Lobos, donde nace la rambla, a más de 400 metros y en término municipal de Vícar”, ha indicado Juan Miguel Galdeano. Cubrirla ha supuesto cerrar un corredor ecológico ascendente y descendente, tanto cuando la rambla está seca como cuando trae agua, provocando pérdida de biodiversidad, señala este historiador.