31Octubre2020

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Cultura > Comienza la reforma del lavadero de Los Peñoncillos de Huércal de Almería
16 Mayo 2020 Escrito por 

Comienza la reforma del lavadero de Los Peñoncillos de Huércal de Almería

El Ayuntamiento de Huércal de Almería ha comenzado esta semana con las esperadas obras de reforma del histórico lavadero de Los Peñoncillos, una rehabilitación y puesta en valor de esta infraestructura municipal que era uno de los principales reclamos del programa electoral de Ismael Torres para esta legislatura 2019-2023 para su futura exposición como herencia cultural de usos y costumbres de la población huercalense.

La actuación cuenta con la subvención de la Delegación Territorial en Almería de la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía y está incluida dentro de la concesión de subvenciones en régimen de concurrencia competitiva para el fomento de la accesibilidad universal y la puesta en valor turístico del patrimonio público cultural de los municipios del interior de Andalucía, en la que la propuesta presentada por el Ayuntamiento de Huércal de Almería ha sido beneficiaria de una partida de 24.299 euros de la Consejería sobre un presupuesto de actuación global de 37.176 euros.

El proyecto de rehabilitación del lavadero de Los Peñoncillos consiste en el adecentamiento de la estructura, eliminando los añadidos posteriores, con la finalidad de recuperar la imagen original de esta infraestructura. Así, las actuaciones a realizar irán enfocadas a la supresión de humedades por infiltraciones, la sustitución de enfoscado de cemento de los cerramientos y de carpintería, el solado del espacio interior y el saneado de piletas, entre otras.

Además, las obras de mejora del lavadero incluirán el adecentamiento del entorno, mediante otra partida, en este caso de la Diputación Provincial de Almería, de 1.500 euros para la divulgación, mediante paneles informativos hechos en obra, con monolitos sólidos y rígidos en los que se ofrecerá información sobre el lavadero y el sendero que discurre en sus proximidades.

El alcalde de Huércal de Almería, Ismael Torres, ha apuntado que esta reforma “es algo en lo que empezamos a trabajar hace algunos años. Nuestra idea es la de poner en valor el patrimonio material e inmaterial del municipio. Conseguimos obtener la propiedad del lavadero y estamos trabajando con una subvención de la Junta de Andalucía para rehabilitarlo y ponerlo en uso como un elemento turístico que le permita integrarse en la actividad cultural y formativa, que se pueda visitar para conocer cómo se trabajaba y se lavaba antiguamente. Es un elemento etnográfico que tenemos en el municipio y que queremos potenciar”.

Para el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Huércal de Almería, Manu Abad, “el lavadero de Los Peñoncillos no es solo un conjunto patrimonial importante, sino que está lleno de vida e historia. Es un lugar al que los vecinos le tienen mucho cariño porque históricamente ha sido un lugar de desahogo, de esparcimiento y todavía hoy el entorno es un paisaje virgen de la vega que está protegido”. Esta actuación, además, “sería el arranque de la inserción del lavadero en las rutas patrimoniales, culturales y medioambientales y también en la ruta de los lavaderos y construcciones hidráulicas del municipio”.

El plazo de ejecución de siete meses desde la aprobación de esta actuación se ha visto prorrogado por la excepcional situación de estado de alarma, si bien la intención, una vez que ya ha comenzado la reforma, es que pueda ser reinaugurado el próximo mes de julio, coincidiendo con el 78º aniversario de la inauguración oficial del lavadero.

El lavadero de Los Peñoncillos es un edificio de planta rectangular estructurado en lo que podría asimilarse a tres naves longitudinales. Estas se encuentran divididas transversalmente por cuatro pórticos sobre los que descansan las viguetas de hierro que soportan la cubierta de fibrocemento. Estos pórticos, sustentados por pilastras en los laterales y dos pilares en el centro, están formados por tres vanos arcuados atirantados por una viga en la luz, correspondiendo el central a un medio punto y los laterales a arcos muy rebajados. La boquera, que actúa como canal de lavado, ocupa la nave central atravesándola por su eje de simetría, cruzando los vanos centrales de los pórticos. Los muretes laterales del canal, que presentan sucesivas escotaduras en pendiente y de base ondulada, sirven como superficies de lavado.

Por su parte, las naves laterales constituyen los andenes donde las mujeres se colocaban de pie para realizar la esencial labor doméstica del lavado. El testero de levante presenta dos puertas con un óculo elíptico entre ambas, así como el alojamiento de una antigua cartela, mientras que el lateral sur se abre mediante ventanas rectangulares. Ambos testeros se encuentran calados en su parte inferior por vanos con arco de medio punto para el paso del agua. Con el comienzo de las obras de mejora del lavadero, han aparecido dos ménsulas a las que se hacía mención en el proyecto original pero que no se habían visto en la decoración de la fachada.

Construido en 1942, tal y como rezaba una placa ya perdida que se situaba en el testero de entrada, se presentó como un gran avance en la prestación de servicios municipales por el Ayuntamiento. Tras su época de apogeo, la llegada del agua a las casas lo fueron marginando poco a poco, y a pesar de su utilidad reconocida terminó por abandonarse. Su utilización para fines indeseables dio lugar a su deterioro final, lo que llevó al Ayuntamiento de Huércal de Almería a hacerse con su propiedad para el patrimonio público por cesión del anterior propietario y al interés en su conservación en buen estado para exponerlo en un futuro como herencia cultural de usos y costumbres de la población huercalense.