05Diciembre2020

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Universidad > Unas Jornadas Científicas destacan la calidad de los doctorados de la UAL
24 Abril 2020 Escrito por 

Unas Jornadas Científicas destacan la calidad de los doctorados de la UAL

Éxito rotundo de participación, con cuatro sesiones superando el centenar de alumnos, en las Jornadas Científicas con Unai Díaz-Orueta, desarrolladas online con un alto nivel de satisfacción del alumnado: “La Universidad de Almería ofrece un catálogo excepcional”.

Una vez dentro del enlace de la actividad se ha podido leer, textualmente, un claro indicio de éxito de participación: ‘Nueva aula con más aforo’. Efectivamente, se ha confirmado el gran interés en las Jornadas Científicas con Unai Díaz-Orueta, profesor de Neuropsicología y Coordinador Internacional de Psicología en Maynooth, organizadas por Escuela Internacional de Doctorado de la UAL, en el seno del Programa de Doctorado en Salud, Psicología y Psiquiatría, con plazas ilimitadas. Fernando Sánchez ha especificado que “se han desarrollado cuatro sesiones de dos horas cada una, y cada una ha tenido una media de cien alumnos, incluso en algunas, más del centenar”. Catedrático de Psicología de la Universidad de Almería, coordinador del Programa, ha liderado una actividad que ha sido “un gran éxito, no tan solo por la participación, sino por el tipo de participantes, con alumnos de Doctorado, Máster y Grado de la UAL y de otras universidades, e incluso de otros países”.

Esta respuesta no es algo casual, sino fruto de la alta calidad de propuestas y su evolución constante, como se desprende de las palabras que ha pronunciado Antonio Fernández Barbero, director de la EIDUAL, ha sido rotundo al respecto: “A pesar de las circunstancias de cuarentena obligada, ha sido de altísima calidad y ha tenido una demanda de alumnado que ha sobrepasado todas las previsiones. Ha supuesto todo un éxito, algo de lo que realmente nos enorgullecemos”. En esta línea, ha destacado que “también las lecturas de Tesis Doctorales se han mantenido en la modalidad de ‘teledefensa’, algo en lo que la UAL ya era pionera, intentando siempre adelantarnos a los tiempos”. Sobre esa base, “se ha aprovechado la actual circunstancia para ajustar el procedimiento administrativo de la defensa y para reforzar la tecnología de teletrabajo”.

Por tanto, este éxito de la última iniciativa, desarrollada entre los días 14 y 17 de abril, es muestra de no solo la excelencia del programa que la ha propuesto, sino de que los estudios de doctorado se desarrollan con normalidad a pesar de la situación actual”.

Sánchez Santed, a modo de contexto general, ha explicado que su programa de doctorado “hace todos los años un gran esfuerzo por ofrecer a sus alumnos un conjunto de charlas y seminarios científicos muldisciplinares, y la calidad del mismo viene determinada por sus profesores y por los antecedentes -procede del titulado ‘Salud Mental: Genética y Ambiente’-, que obtuvo una Mención de Excelencia del Ministerio-“. Se ha seguido avanzando en idénticos términos: “Los profesores son todos acreditados investigadores con experiencia en dirección de proyectos y tesis doctorales, y repercuten en la calidad de la formación”. Es el caso de Díaz-Orueta, “gran investigador y gran persona”, asiduo en la UAL, “hace tiempo que contamos con él como colaborador en el Máster de Ciencias del Sistema Nervioso y el Doctorado en Salud, Psicología y Psiquiatría”, del que se valora “su capacidad de comunicación, así como de trabajo, que contribuyen claramente al éxito de su docencia, como de hecho así ha sido”.

Sus Jornadas Científicas han abordado cuatro temáticas, una por sesión: cómo hacer una revisión sistemática, problemas éticos en la investigación, evaluación y rehabilitación neuropsicológica, sobre todo desde el punto de vista de la aplicación de nuevas tecnologías tales como son la realidad virtual o métodos computerizados, y alteraciones cognitivas en el envejecimiento. La satisfacción ha sido muy alta, una de las bases que sustentan la formación impartida y que ha afrontado un reto en el periodo de confinamiento por el COVID-19: “Aunque ya teníamos algo de experiencia en la impartición de docencia on-line, sobre todo en el Máster en Ciencias del Sistema Nervioso, y también en nuestro Doctorado, esta experiencia ha sido única para nosotros, a la vez que muy enriquecedora; así, el alto grado de participación nos avala, como también la satisfacción mostrada por los participantes”.

Fernando Sánchez ha agradecido la resolución rápida de los pequeños problemas técnicos al principio y que “se han solventado a plena satisfacción de los alumnos afectados por el buen hacer de Francisco José Muñoz”. Y es que es obligado destacar que la Universidad de Almería ha sumado también en su organización la ayuda de su Centro de Investigación en Salud -CEINSA-, de su Máster en Ciencias del Sistema Nervioso, así como del Programa Europeo Erasmus + entre la propia UAL y la Maynooth University de Irlanda. En todo caso, esta actividad se ha englobado en un programa que previamente había ofrecido dos ciclos de conferencias, uno sobre estilo de vida y salud y otro sobre dolor, si bien la parte final del último, tuvo que cancelarse: “Esperamos reeditarlo de modo virtual, como el de Díaz-Orueta”. Además, por delante se tiene prevista una nueva sesión sobre estilo de vida y salud en mayo, sin dejar de programar “varios seminarios más este año con la colaboración de EIDUAL y CEINSA”.

Antonio Fernández, por último, ha recordado que “los estudios de doctorado están en la cota más alta de la formación y representan una fase en la que cambia radicalmente el esquema formativo, ya que, en contraste con las etapas anteriores de Grado y Máster, los estudiantes desarrollan su aprendizaje en un entorno de investigación profesional”. Gráficamente explicado, “es el momento de abandonar el ‘simulador de vuelo’, para enfrentarse a un vuelo real con un avión cargado”. Afortunadamente, “la UAL dispone de un catálogo excepcional de programas de Doctorado, que ha crecido apoyado en la investigación científica que se desarrolla en la propia Universidad de Almería. Lo ha definido como el “ambiente investigador”, un “entorno necesario que se plasma en los programas, que disponen de una comisión académica de expertos que establecen los niveles de calidad y que organizan las actividades formativas para los estudiantes”.