22Mayo2024

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Clave Verde > Zurgena celebra una jornada meteorológica sobre las inundaciones de 1973
18 Octubre 2023 Escrito por 

Zurgena celebra una jornada meteorológica sobre las inundaciones de 1973

Zurgena acogió la semana pasada una Jornada Meteorológica en la que ese expusieron los extraordinarios acontecimientos que sucedieron en la provincia los días 18 y 19 de octubre de 1973. Un episodio de lluvias torrenciales sin precedentes que aún hoy suponen máximos históricos de precipitaciones y de intensidad de las mismas, en el primer caso, récord nacional y en el segundo a nivel mundial.

Pero la localidad del Almanzora, considerada el epicentro de aquellos trágicos sucesos, no cierra con ello la efeméride de ese medio siglo desde aquella jornada en la que el cielo se desplomó sobre Almería, ya que el alcalde zurgenero, Domingo Trabalón, anunciaba que el próximo sábado 21 de octubre los actos se centrarán en los sentimientos, en el corazón de los que vivieron en primera persona ese día de agua y destrucción.

Si el pasado sábado fueron los análisis meteorológicos que explican lo ocurrido, el próximo más de cien fotografías recopiladas pacientemente pondrán imágenes al suceso y una serie de vídeos con los recuerdos de los vecinos que fueron testigos directos, pondrán voz y sentimientos a un episodio que destruyó buena parte del pueblo y arrastró a varios de sus habitantes. De hecho los familiares de las seis víctimas mortales de la riada recibirán una placa en homenaje a los fallecidos, en un acto que se celebrará en el Salón de Plenos del Ayuntamiento.

Registros históricos

La Jornada Meteorológica, bautizada con el título ‘1973: el año en que el cielo se desplomó sobre Almería’, permitió recoger toda la información que explica cómo fue posible un episodio de lluvias, una ‘gota fría’ (ahora conocida como DANA -Depresión Aislada en Niveles Altos de la Atmósfera-) que en la localidad de Zurgena dejó más de 800 litros por metro cuadrado en poco más de seis horas, lo que supone la cantidad más alta medida en España desde entonces.

O los 420 litros registrados en apenas hora y media que, de hecho, se considera como el registro más alto de precipitaciones (en intensidad) vivido en el mundo en estos cincuenta años, sólo comparable con los 405 litros medidos en el año 1975 en la zona de Shangai, en la India). Así lo expuso en una detallada intervención Eduardo Romay, analista climático de la Asociación Meteorológica del Sureste, AMETSE, que señaló que las precipitaciones y la forma en que se produjeron suponen un episodio excepcional, nunca repetido, que convirtió a Zurgena en el punto cero de la meteorología a nivel nacional.

De Poniente a Levante

Aquella gota fría entró unas horas antes en la provincia, concretamente por la Alpujarra, barriendo con lluvias de más de 600 litros por metro cuadrado acumuladas en unas pocas horas gran parte de la franja litoral. Albuñol, La Rábita o Adra fueron algunas de las zonas más afectadas, con decenas de víctimas mortales y un rastro de destrucción dantesco.

Desaparecieron numerosas zonas de cultivos instaladas junto a las ramblas, infraestructuras como carreteras o los puentes que salvaban las ramblas, y quedaron en ruinas cientos de viviendas en toda esa amplia área. Los efectos en la población fueron devastadores porque la tormenta se produjo de madrugada, sin tiempo para la reacción.

Cuenca del Almanzora

En la comarca del Almanzora la gota fría llegó durante la mañana del día siguiente, el 19 de octubre. Primero fue un aviso en forma de unas lluvias que sumaron en menos de una hora 180 litros por metro cuadrado, entre las doce y la una de la tarde. Lo peor llegaría después, tras un respiro que hizo confiarse a los vecinos, porque a las cuatro de la tarde el cielo se abrió de nuevo para dejar caer, en apenas dos horas, otros 420 litros por metro cuadrado que acabó por completar el mapa de la destrucción.

Las crónicas de la época y los datos disponibles permiten hablar de esos más de 800 litros por metro cuadrado en menos de doce horas (el registro más alto existente en España), que hizo salir con toda su intensidad el Río Almanzora con crecidas de hasta 15 metros y más de cien metros de anchura que destrozó fincas, viviendas y varios de los barrios bajos de los pueblos de la comarca, además de puentes y muros de contención que no pudieron detener la furia desatada el agua. Una prueba de ello es una espectacular fotografía en la que se aprecia una roca de alrededor de una tonelada de peso depositada por el agua entre las ramas altas de un árbol junto al río.

El clima y su estudio

La Jornada Meteorológica de Zurgena se completó este sábado con una exhibición de fotografías de fenómenos meteorológicos presentada por el fotógrafo del clima José Miguel García. Imágenes que muestran la fuerza de los elementos, la espectacularidad de los rayos, la formación de las nubes, de los tornados o los cielos de una provincia que resume todos los colores, desde la transparencia de los cielos limpios a la rojiza pátina que proporciona periódicamente la calima llegada desde el norte de África.

Tiempo también para la presentación de la red de estaciones meteorológicas dispuesta por la Asociación Meteorológica del Sureste (AMETSE). Ginés Mirón (portavoz de la asociación) y David Cutillas (responsable de las instalaciones en la provincia), destacaron el creciente interés de los ciudadanos por conocer en cada momento las condiciones climáticas de su zona de residencia.

Una red que se aproxima al centenar de estaciones repartidas por la práctica totalidad de la provincia y que está contando con el respaldo de numerosos ayuntamientos que ya han instalado sus equipos de medición. Para Cutillas, una labor ‘gratificante’ por cuanto desde esas estaciones se pueden obtener todos los datos en tiempo real de temperaturas, lluvias, índice de radiación solar, humedad o intensidad y dirección de los vientos, “información útil para los ciudadanos, pero también para sectores como el de la agricultura, el transporte o el turismo, influenciados sin duda por las condiciones climáticas”, señalaba Ginés Mirón.